Barcelona: punto de partida de los grandes cruceros por el Mediterráneo

Para embarcarse en unas fantásticas vacaciones no es necesario trasladarse a otro país. Puedes hacerlo desde la misma ciudad de Barcelona, centro estratégico del mediterráneo, el puerto de la ciudad condal es el escenario desde el que salen multitud de cruceros a un gran número de destinos diferentes. 

Viajar en crucero desde cualquier ciudad

Además, aunque no residas en Barcelona, desde cualquier ciudad de España existen muy buenas comunicaciones con la ciudad condal, esto es un punto a favor para que te animes a probar una gran experiencia a bordo de un crucero.  Llegar hasta ella es realmente fácil gracias a la gran red de medios de transporte que hacen parada allí: desde el servicio de tren AVE que la une con Madrid, Zaragoza o Sevilla en tiempo récord, e incluso con París en el país vecino, líneas de autobuses con precios muy competitivos o los vuelos nacionales e internacionales que llegan diariamente al aeropuerto de El Prat de Llobregat, donde operan las principales compañías aéreas. 

Además la red de metro os permitirá moveros por la ciudad sin dificultad  así como autobuses o taxis. La excusa perfecta para conocer un poco más de la capital de la cultura española, con la obra del escultor catalán Antoni Gaudí a la cabeza, antes de embarcar hacia el siguiente destino. Todas estas características hacen que se convierta en un excelente puerto de partida para los cruceros baratos desde Barcelona.

Algunas propuestas económicas para quienes no disponen de mucho tiempo son:

4 días por el Mediterráneo

Una ruta que cubre algunos de los puntos más cercanos del Mediterráneo, incluyendo además de España, paradas en puertos de Francia, como el de Marsella, en el sur del país. Se trata de una ciudad moderna y donde destaca un patrimonio de excepción con la imponente fortificación del castillo de If, una de las principales atracciones turísticas, erigida en el siglo XVI para proteger a la ciudad de ataques por mar.

El país de la bota también tiene su protagonismo con la escala en Savona, en la región de Liguria, con uno de los puertos más llamativos de Italia, quizá en parte debido a los pintorescos edificios, llenos de colorido que saludan a quienes llegan a su costa.

8 días por el Mediterráneo

Y si dispones de más tiempo, la estancia en un crucero se puede alargar hasta los 8 días, ampliando el viaje con otras ciudades tan representativas de Italia como Palermo, en Sicilia, donde conocer de verdad el carácter de la cálida y amable Italia del sur.

Nápoles tampoco se queda fuera. Allí es casi una obligación probar la auténtica pizza napolitana elaborada por los pizzaioli, un oficio casi sagrado, venerado por el resto de residentes, reconocido desde 2017 como Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco.