Leyenda sobre el acueducto de Segovia

La provincia de Castilla y León alberga en sus adentros una de las construcciones más importantes de toda España. Remontándose incluso hasta la época en que los romanos se asentaban en estas tierras, estamos hablando del acueducto de Segovia. Son muchos los que desconocen de la leyenda que hay detrás de esta milenaria construcción, pero si le preguntas a los segovianos sin lugar a dudas sabrán sobre ella.

En el presente post te contaremos brevemente esta leyenda, tanto valor le dio la comunidad que dejaron un espacio diseñado exclusivamente para la “Virgen de la Fuencisla”, sin más nada que agregar la leyenda es al siguiente.   

La leyenda del acueducto de Segovia

Durante algún tiempo la parte alta de esta ciudad no tenía ningún tipo de acceso posible al agua y para conseguirla los lugareños debían emprender un largo recorrido. Una joven criada tenía encargada esta misión a diario pues debía abastecer con agua la casa donde servía.

Un día agotada por la labor a tan solo la mitad del camino exclamaría en voz alta -¡Daria cualquier cosa por que el agua llegara por si sola a las puertas de la ciudad y así me evitaría recorrer a diario este camino! –  De repente una voz agradable le respondió – ¿Estas segura que darías cualquier cosa por que el agua llegue por si sola a casa?, la joven sorprendida y algo asustada se dio la vuelta y se encontró con un hombre apuesto, al no tener grandes riquezas la joven respondió confiada – Si cualquier cosa-.

El hombre le pidió su alma a cambio del trato, la joven acepto pues no le dio mayor importancia al asunto. El hombre extraño sonrió maliciosamente haciendo que la joven dudase y antes de cerrar el trato le dijo – Te daré mi alma si lo consigues antes de que el primer rayo de sol aparezca mañana-  dicho esto el hombre se desvaneció.

La joven no pudo dormir durante la noche pensando en el trato que había hecho y decidió salir a caminar para airear su mente. Su sorpresa fue mayúscula al descubrir que el extraño con el que pacto estaba envuelto en llamas y ordenando a una legión de demonios  a construir una estructura  en forma de conducto que llevaba el agua hasta lo más alto de la ciudad.

La joven arrepentida de su pacto con el diablo rogo a dios toda la noche por conservar su alma, justo antes de finalizar el diablo y sus ayudantes empezaron a festejar la victoria mientras llevaban la última piedra de la estructura. Cuando estaba a punto de colocarla el primer rayo de sol le golpeo la cara, indignado por la derrota el demonio abandono la ciudad junto a sus ayudantes.

La joven corrió a la iglesia y le confeso al sacerdote local lo ocurrido, desde entonces en el hueco de la última piedra se encuentra posada la estatua de la “Virgen de la Fuencisla”.

No Responses

Write a response