Monumentos y naturaleza de Irlanda

La “Isla Verde” de Irlanda es conocida por sus exuberantes paisajes verdes, altos acantilados en la costa y el whisky irlandés, pero también tiene muchas atracciones infravaloradas como castillos y fortalezas. La segunda isla más grande del archipiélago de las Islas Británicas es la República de Irlanda e Irlanda del Norte, aunque Irlanda del Norte forma parte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Gran variedad de naturaleza

Irlanda ofrece una gran variedad de naturaleza con acantilados, rocas, montañas y bosques. La zona costera de Kerry y Galway es particularmente variada, al igual que los paisajes montañosos y salvajes de Wicklow y las montañas de Antrim. A diferencia de otras costas, Irlanda del Sur se caracteriza por kilómetros de playas de arena que son largas y acogedoras para pasear. Aquí encontrará el Parque Nacional de Killarney junto con la Casa Muckross.

La diversidad de la naturaleza en este país es increíble. Las doradas playas de arena dorada, verdes paisajes, altos acantilados, olas rugientes y faros solitarios ofrecen al observador una imagen inolvidable. Déjese seducir por la panorámica carretera de la costa de Kerry en el suroeste del país o visite los impresionantes acantilados de Moher. Son kilómetros de largo y en algunos casos caen verticalmente más de 120 metros en el abismo del Océano Atlántico.

Los visitantes deportivos también se benefician de la naturaleza, ya que ofrece mucho espacio para los deportes al aire libre. La amplia oferta de actividades incluye golf, senderismo, escalada, surfing, vela y buceo en el mar. Las ballenas y delfines también pueden ser observados desde la costa durante un paseo a caballo.

Monumentos culturales e históricos en la isla

A pesar de su pronunciada naturaleza, no faltan monumentos culturales e históricos en la isla. Los numerosos edificios históricos y sus historias de fondo cautivan a todos los interesados en Irlanda. El castillo histórico de Blarney cerca de la ciudad de Cork y el castillo del Rey Juan en Limerick son una gran adición a cualquier viaje a Irlanda.

La capital Dublín se ha convertido en una metrópolis pulsante y puede explorarse a pie. La población joven también atrae a jóvenes viajeros del extranjero, que durante el día exploran uno de los monumentos más interesantes, como el Kilmainham Goal o la catedral de San Patricio, y disfrutan del famoso whisky irlandés por la noche.

Irlanda es el mejor lugar para visitar para un viaje de ida y vuelta, con muchas vistas e impresionantes áreas naturales en las zonas más diversas de la isla, lo que lo convierte en el mejor lugar para ir de excursión en coche de alquiler. Esto significa que los turistas en Irlanda pueden pasar algún tiempo en uno de los muchos lugares de interés turístico y ver todo a su vez.

El clima en Irlanda se caracteriza por la corriente del Golfo y conduce a veranos fríos e inviernos suaves, por lo que las temperaturas por encima de los 25 grados centígrados son una rareza. Los mejores meses para visitar Irlanda son primavera y otoño. En general, la isla se considera lluviosa y templada durante todo el año, aunque sea en verano o invierno.

No Responses

Write a response